- MENÚ -
HOME

La localidad

Museo

Galería Fotográfica

E-commerce

Cómo llegar

Dónde comer y dormir

Brescello

Brescello

La localidad

Entre el material del archivo conservado en el “Museo Peppone e Don Camilo”, llama la atención al visitante la poesía escrita por el Sr. Narciso Campioni, un turista asombrado de la simplicidad de Brescello.
En modo sencillo desde el punto de vista literario, nos introduce en una realidad de una pequeña localidad en la provincia de Regio Emilia. He aquí esta especie de “documento de identidad” de la gente y el pueblo de Brescello:

En la zona baja padana se encuentra Brescello
una localidad pequeña y tranquila,
que parece la obra de un buen pintor;
y que recuerda a Peppone y Don Camilo,
que con las cómicas películas,
han dado a este lugar brillo y renombre.

En un pequeño museo están sus acciones
que relatan en manera sugestiva;
fotos y objetos manifiestan las hazañas;
el tanque y la locomotora
llaman la atención al curioso y al turista
que lo conquistan a primera vista.

De orígenes galo-romano,
pero que hay pruebas que es más antigua;
fue victima de la furia padana,
pero se recupero con sacrificio;
y tuvo un puerto en río y fueron buenos tiempos,
pero fue nuevamente fue saqueada.

Entre Parma y Mantova se asoma el Po,
donde el Enza, torrente, tiene su desembocadura;
después la vida se desarrollo,
cada vez más velozmente..
Pocos habitantes, una economía sana,
en donde hay tanta paz y tan limpieza.
Hay ganadería, buenos vinos,

pequeñas industrias, empresas alimentarías;
se saluda a la estatua de “Pasquino”
está la iglesia, la plaza y otros lugares entrañables.
Estoy conmovido y voy de paso,
pero es mi deber hacerle a Brescello un gran homenaje.

(Brescello, 6.06.1994)

 

 

Antecedentes históricos

Los orígenes de Brescello se encuentran en la época prehistórica como se ha descubierto con las excavaciones antropológicas, realizadas en las localidades de Ravisa de San Genesio y de la Motta Balestri. Los primeros pueblos que se establecieron la zona fueron los Galli Cenomani. Fueron ellos quienes dieron a los territorios conquistados en el valle del actual río Po, el nombre de Brixellum.

Alrededor al año 220 a.C. Brescello fue conquistada del cónsul romano Quinto Manlio y fue en 189 a.C. aproximadamente que pasaría a ser una colonia romana, como escribe Plinio, apodado “el viejo” en su obra Naturales Historia (III, 15, 115). Luego este territorio paso en manos de las familias de la tribu Arnense, provenientes de la región Lazio. Desde ese entonces, Brescello fue considerado un centro estratégico y económico de gran trascendencia, ya que desde allí es posible controlar gran parte del río Po.

En el siglo I a.C. la comarca de Brescello se expande, transformándose en una rica y pujante área geográfica. La población crece y surgen sedes para magistrados. Cuenta con un forum, el acueducto y un puerto en el río Po. Luego de la crisis padecida por el imperio romano, en el siglo III d.C. empieza a declinar la ciudad. Los saqueos y destrucciones en 227 por parte de bandoleros es la realidad de ese entonces.
Sin embargo, a pesar de la crisis política y económica, Brescello pasa a ser una sede del arzobispado de gran trascendencia en el 389 d.C. El primer obispo fue Genesio, actual Santo protector de Brescello. En 572 la ciudad fue ocupada de los longobardi y es así como nace el ducado. Entre los siglos VI y VII Brescello fue inmersa en las batallas entre el Esarcato Bizantino de Ravena y los poderosos bárbaros que invadieron la Padania.
Las tropas guiadas del rey longobardo Agilulfo en el año 603 y una serie de inundaciones en el 589 y entre 605 y 610 destruyeron completamente Brescello. Por consiguiente, desaparece la Brixellum gallo-romana. En la primera mitad del siglo XII, Brixillum resurge como castillo medieval para defender el tráfico fluvial en el río y como sede de importantes monasterios, como por ejemplo es el de los “benedettini”.

En el siglo XII Brescello depende políticamente de Parma. Con el transcurrir de los siglos ese territorio tuvo un constante cambio de amos o señores: Correggeschi, Rossi, Visconti, Sforza, hasta los Estensi en 1479.
Las cruentas batallas para conquistar el predominio de la ciudad, orientaron a los Estensi a diseñar y construir una muralla en forma de pentágono, rodeada de una fosa. Es decir, Brescello se convertía en una ciudad fortificada. La nueva ciudad fue denominada “hercúlea” en honor del duque Ercole II.
En 1704 los muros y la fortaleza de la ciudad fueron destruidos por los españoles. Fue así como la ciudad paso nuevamente en el anonimato por más de un siglo. El gobierno “estense” continuo hasta el año 1861, cuando Brescello y otras ciudades de la zona, fueron incluidas en el Reino de Italia.

 

 

Brescello, en nuestros días …

Brescello se inserta en el grupo de pequeños o medios ayuntamientos de la zona baja de Regio Emilia que se encuentran en el margen derecho del río Po, como son: Boretto, Gualtieri, Guastalla y Luzzara.

Es un enclave de unos 20 kilómetros en donde se desarrolla una importante actividad turística gracias al río y en particular al puerto turístico de Boretto. Dicho puerto se encuentra a mitad del recorrido fluvial navegable del Po.
El ayuntamiento de Brescello se encuentra a unos 20 kilómetros de Parma y a unos 30 kilómetros de la región “Regio Emilia”. Se conforma de tres localidades: la zona centro con unos 5.000 habitantes y la zona oeste donde están Lentigione e Sorbolo.

La economía de está área geográfica es fiel reflejo de toda esta zona. Un sector agrícola italiano muy próspero, merced al desarrollo hídrico, que tiene en el Po la primera fuente de agua pero se complementa con otras obras realizadas a lo largo de los siglos como fueron los Benedettini en el medioevo, los estensi en el Renacimiento y en la época de la unificación de Italia a mediados del ‘900.
Otro sector de la economía que ha sido desarrollada es la crianza de cerdos y demás actividades relacionados con la ganadería y sus derivaciones: salames, uno de los más famosos es el Culatello, el queso, siendo el Parmigiano-Reggiano que mayor reconocimiento tiene en Italia y en el mundo, todo esto acompañado de los buenos vinos, como es el Lambrusco.
El sector industrial se ha ido desarrollando vertiginosamente luego de la Segunda Guerra Mundial, especialmente la mecánica y la metalmecánica. Al lado de las grandes industrias, han surgido un elevado número de pequeñas y medianas factorías, con una excelente calidad de los productos finales.

Avanzar

 

 

 

 

El escudo de Brescello

 

El folleto de Brescello

 

La iglesia Santa Maria Nascente

 

Bar Don Camilo

 

El monumento a “Ercole Benefattore” de Jacobo Tatti apodado “il Sansovino”

 

El centro cultural San Bendetto
 
Atardecer en Brescello

 

Las afueras de Brescello
 

El libro de la historia de Brescello
 
Brescello desde las nubes
Rio Po

Compuertas del agua de Brescello en el río Enza

 

Algunos productos típicos